18.6.13

Un Mensaje de La Reina

A los ciudadanos de los Estados Unidos de América, de Su Majestad Soberana Reina Elizabeth II

En vista de sus fallidos intentos en los últimos años de nominar candidatos competentes para presidente de los EEUU, y por lo tanto, de gobernarse a sí mismos, notificamos por la presente la revocación de su independencia, a hacerse efectiva inmediatamente. (Se recomienda buscar 'revocación' en el diccionario)

Su Majestad Soberana Reina Elizabeth II retomará sus tareas monárquicas sobre todos los estados, commonwealths y territorios (a excepción de Dakota del Norte, el cual no le interesa)

Su nuevo Primer Ministro, David Cameron, seleccionará un gobernador para América sin la necesidad de más elecciones.

Se disolverán el Congreso y el Senado. Se hará circular un cuestionario el año siguiente para determinar si alguno de ustedes lo notó.

Para facilitar la transición a la dependencia de la Corona Británica se dan a conocer y hacen efectivas inmediatamente las siguientes reglas:

1. La letra 'U' se re reintegrará en palabras como 'colour,' 'favour,' 'labour' y 'neighbour.' Asimismo, aprenderán a escribir 'doughnut' sin omitir la mitad de las letras, y el sufijo '-ize' será reemplazado por el sufijo '-ise.' En general se esperará que cultiven su vocabulario hasta niveles aceptables. (Buscar 'vocabulario').

2. Utilizar las mismas veintisiete palabras intercaladas con ruidos de relleno como 'like' y 'you know' es una ineficiente e inaceptable forma de comunicación. No existe tal cosa como "Inglés de EEUU". Notificaremos a Microsoft de su parte. El corrector ortográfico de Microsoft deberá reajustarse para tener en cuenta la reintegrada letra 'u' y la eliminación de '-ize.'

3. El 4 de julio no se seguirá celebrando como día festivo.

4. Aprenderán a resolver problemas personales sin utilizar armas, abogados o psicólogos. El hecho de que necesiten tantos abogados y terapeutas demuestra que aún no están listos para ser independientes. Las armas sólo deberían utilizarse para cazar urogallos. Si no pueden solucionar las cosas sin demandar a alguien o hablar con un psicólogo, entonces no están listos para disparar.

5. Por lo tanto no les está permitido poseer o llevar algo más peligroso que un pelador de papas. Aunque se requerirá de un permiso si desean cargar un pelador en público.

6. Todas las intersecciones se reemplazarán por rotondas, y comenzarán a conducir del lado izquierdo inmediatamente. Al mismo tiempo cambiarán al sistema métrico de forma inmediata y sin el beneficio de tablas de conversión. Ambos, las rotondas y el sistema métrico, les ayudarán a entender el sentido del humor británico.

7. El antiguo EEUU adoptará lo precios del petróleo del Reino Unido (al que estuvieron llamando gasolina) de cerca de $10 por galón americano. Acostúmbrense.

8. Aprenderán a hacer verdaderas papas fritas (chips). Esas cosas que ustedes llaman French fries no son papas fritas de verdad, y a aquellas cosas que ustedes insisten en llamar 'potato chips(tipo snack) en realidad se llaman crisps.  Las verdaderas chips se cortan gruesas, se fríen en grasa animal, y no se condimentan con ketchup, sino con vinagre.

9. Esa cosa fría, sin sabor, que insisten en llamar cerveza, no es cerveza para nada. Por lo tanto, sólo la cerveza inglesa Bitter podrá ser referida como tal, el resto de las cervezas europeas de orígenes conocidos y aceptados serán denominadas 'cerveza rubia'. La cerveza sudafricana también es aceptable, ya que son en comparación la nación más equitativa en la tierra y sólo debe ser a causa de la cerveza. También son parte del Commonwealth británico - vean lo que hice por ellos. Las marcas norteamericanas serán llamadas "Orina de mosquito casi congelada", para que la puedan vender sin más confusiones.

10. Se requerirá que Hollywood seleccione actores ingleses para los papeles de chicos buenos. También se le requerirá que contrate actores ingleses para los hacer los personajes ingleses. Ver a Andie Macdowell intentando lograr un dialecto inglés en "Cuatro bodas y un funeral" fue una experiencia similar a que te remuevan las orejas con un rallador de queso.